Sistemas pasivos e interactivos en estimulación sensorial

Sistemas pasivos e interactivos en estimulación sensorial

Cuando diseñamos una sala de estimulación sensorial una de las primeras decisiones que debemos tomar es si queremos construir un espacio pasivo o interactivo. Esta decisión determinará las posibilidades que ofrecerá nuestra sala y el papel que jugará en ella el usuario. ¿Pero cuál es la diferencia?

Un sistema de estimulación pasivo funciona sin intervención alguna por parte del usuario o el terapeuta. Por ejemplo, un tubo de burbujas pasivo va cambiando su color de forma suave y cíclica, creando un entorno relajante, al tiempo que un flujo de burbujas constante lanza destellos de colores en todas direcciones. Este tipo de productos está dirigido a una terapia de estimulación sensorial pura, en la que el usuario es un mero espectador al que se le van presentando de forma controlada una serie de estímulos visuales, auditivos y táctiles.

Consulta este artículo sobre cómo trabajar en salas de estimulación multisensorial. 

 

La funcionalidad de una sala de estimulación pasiva es limitada, ya que el usuario no tiene ningún control sobre lo que ocurre a su alrededor, y el terapeuta no puede hacer más que encender y apagar los diferentes dispositivos. No es apta, por tanto, para una terapia de integración sensorial, en la que el usuario tiene un papel más relevante en el espacio y en la actividad.

Por esta razón, la mayoría de las salas sensoriales actuales cuentan con elementos interactivos. En este tipo de elementos el usuario o el terapeuta pueden cambiar de alguna manera su apariencia o comportamiento. Un tubo de burbujas interactivo, por ejemplo, suele permitir elegir al menos el color con el que se ilumina y activar o desactivar el flujo de burbujas.

La tecnología Sense para salas multisensoriales, exclusiva de Eneso, es una evolución de los sistemas de estimulación sensorial que añade una dimensión más a la interacción del usuario con el entorno. Mientras en los sistemas interactivos habituales es posible controlar individualmente los dispositivos, en una instalación Sense el usuario puede controlar toda la sala como si se tratara de un solo elementoEneso Sense es la base sobre la que construimos el Teatro Sensorial, una combinación de elementos interactivos, proyecciones, sonido, vibración y aromas que convierte la sala en una herramienta extremadamente flexible de estimulación. Se trata de la máxima expresión en interacción, ya que con pulsar un botón es posible convertir el espacio en una simple sala pasiva, o en un entorno de aventura que invita al usuario a explorar, adaptándose y respondiendo a sus acciones.

Consulta este artículo sobre nuevas tecnologías de estimulación multisensorial.

 

En resumen, los sistemas interactivos ofrecen la mayor flexibilidad a la hora de crear una sala de estimulación sensorial, permitiendo al terapeuta diseñar un programa de actividades adaptado a la capacidad y experiencia del usuario.

 

2 pensamientos en “Sistemas pasivos e interactivos en estimulación sensorial

  1. Pingback: Eneso Director para Android | Eneso

  2. Pingback: Cómo trabajar en salas de estimulación multisensorial - Eneso Sense

¡Participa! Deja tu comentario